Ir al contenido principal

Entradas

Hoy

Bolaño y Blanes

Releo A la intemperie, el volumen de colaboraciones en prensa, conferencias, prólogos y otras bagatelas que Alfaguara editó en 2019, dieciséis años después de la muerte de Bolaño, y compruebo que, al igual que la primera vez que los leí, mis pasajes favoritos son los que están ambientados en Blanes.   De todos los Bolaños, el que pasea por Blanes es el más cercano a mí por dos motivos: por un lado, el Bolaño que pasea por Blanes es el más pequeño y el más humano de todos los Bolaños; por el otro, hay una cuestión geográfica ineludible, y es que el pueblo en el que nací yo está a treinta y cuatro kilómetros y doscientos metros de Blanes. El propio Bolaño dice en algún momento que desde que leyó Últimas tardes con Teresa, todavía en el hemisferio sur, Blanes se convirtió, como le ocurriera al Pijoaparte, aunque por motivos muy distintos, en una especie de tierra prometida; que no fue casual que su vida desembocara en ese pueblo después de lanzarse a los caminos; pero hay otra cosa que Bo

Entradas más recientes

todo son pulgas

insectos alados

Obituario

Ser justo

Nocturno automático

Correr cuando llueve

Martes

Una ventana

Salchicha

Sueño

Pollo